Fernando Gaviria conquista el Giro

Estamos en la segunda semana del Giro y es inevitable hablar de Fernando Gaviria, un ciclista de 22 años que ha sido capaz de ganar cuatro etapas y que tiene piernas para seguir consiguiendo victorias.

Lo que está claro es que Quick Step es un equipo que sabe cuidar a sus velocistas, porque casi el 70 por ciento de las victorias han venido de la mano de hombres rápidos.

Estamos en la segunda semana del Giro y es inevitable hablar de Fernando Gaviria, un ciclista de 22 años que ha sido capaz de ganar cuatro etapas y que tiene piernas para seguir consiguiendo victorias. Tal vez no en este Giro, porque ya no hay oportunidades para los velocistas, pero un ciclista de esta edad que consigue ganar cuatro etapas en su debut en el Giro tiene una gran dimensión internacional. No sólo por poder afrontar carreras como la Milán-San Remo con opciones de victoria en su primer año profesional, sino que además logra en su primera gran vuelta todo esto.

Lo que está claro es que Quick Step es un equipo que sabe cuidar a sus velocistas, porque casi el 70 por ciento de las victorias han venido de la mano de hombres rápidos. Las victorias son importantes no sólo por la repercusión deportiva –que evidentemente también- sino también por la exposición que da a sus firmas y patrocinadores. Gaviria no es que sea sólo un gran sprinter, sino que se está convirtiendo en un corredor de un futuro esperanzador y del que no se conoce su techo. Estoy convencido de que, igual que afrontó San Remo con opciones de ganar, tiene en su cabeza disputar las clásicas del adoquín: Tour de Flandes y París-Roubaix. Él las tiene en la cabeza, y cuando alguien de su calidad se obsesiona con estas cosas suelen desarrollar una mentalidad positiva para conseguir lo que quiere. Y son objetivos muy importantes.

En cuanto a la general, a Nairo se le ha visto poco pero estuvo en el Blockhaus que es donde tenía que estar. Es el gran candidato a ganar este Giro, pero ojo con un ciclista muy distinto a él como Tom Dumoulin, que sabe perfectamente que tiene que seguir a su ritmo en las subidas, que tendrá que regular y no ir siempre a rueda de Nairo. Sólo le sirve su ritmo, así que no entrará en los ataques del colombiano. Y no descartemos tampoco a Nibali, es un ciclista ganador y con carisma. No se va a conformará con ser segundo o tercero y tratará de sorprender desde lejos, porque a mi modo de ver tal vez esté un escalón por debajo de los otros dos.

Vamos a ver una tercera semana muy interesante, y volviendo a Gaviria, ya lo único que le queda es acabar la carrera y conseguir la Clasificación por Puntos. Se está marcando objetivos alcanzables y realistas, y lo está consiguiendo. Veremos si esta última semana se producen grandes vuelcos en la clasificación. Nairo Quintana tiene un ojo puesto en el Tour y por eso se ha expuesto menos en este principio, pero la carrera tiene muchos ingredientes para ver una traca final espectacular.

Fotografía:

Joxean Fernández Matxin